17 jul. 2013

Aun me pregunto

Aun me pregunto si eres eterna,
En las noches un frió se apodera del sueño,
Y veo caer la lluvia en nuestro cementerio,
Triste y sin aliento espero un amanecer nuevo.

Hace un tiempo fui un misterio, el enigma del tiempo,
Ahora soy tan solo un recuerdo un poco etéreo,
Y veo como avanza el reloj, como gritan sin razón,
Hay una nueva lapida en mi corazón.

Y siento como el fuego corre en mis venas,
Miro el cielo caer en su propia condena,
No hay sueños eternos, solo muertos y huesos,
Y vuelo por nuevos universos sin tiempo.

Aún me pregunto si vienes en las noches,
Ya no cantas, ni golpeas mi ventana,
Duermes mientras todos juegan a vivir,
Vives mientras mueren sin sentido…

Soy tan solo un mal recuerdo de lo que fui,
No recuerdo cuales eran mis sueños,
Creo que perdí el rumbo cuando huí,
Del fuego que habitaba en ti.

Y miro como se derrumba el abismo,
No hay nada más que decir, solo llorar o reír,
No hay sueños eternos, tan solo huesos rotos,
Y vuelvo por un nuevo misterio que hay en sus ojos negros.

Bajo el fuego

Estoy bajo el fuego,  es eterno,
No hay mentiras en mi universo,
Tan solo frases de viejos cuentos,
Que te envuelven en este misterio.

Eres el enigma de mis sueños,
Tan negra como el verbo que es eterno,
No imagino paraísos eternos,
Vivo en mundos de hielo…

Te alejas en tu viaje eterno,
No te dieron alas,  pero vuelas sin miedo,
Y permanezco al filo de un abismo,
Que separa nuestro tiempo.

Te veo muy lejos,
Tan solo soy una sombra,
Un nombre sin forma,

Aun vivo en tus sueños.

11 jul. 2013

Te doy mis miedos

Mi  mente pierde sus estribos, mi alma es negra
Tengo miedo en la noche, ¿tienes miedo de mí?
Siento un frió soplo en mi alma, aun sueño despierto,
Tus ojos son el infierno, tus labios un paraíso eterno.

Los espejos me cuentan una historia eterna,
Hay sombras que partieron, hay fuego en mis dedos,
Te veo y ciento que muero, tus ojos me apuñalan,
Y siempre muero, pero resucito con tu aliento.

He visto el color de tu alma, y probé tus miedos
He visto mi sangre correr, mis sueños padecer,
Huelo tu cuerpo, y siento que soy eterno,
¿Acaso no recuerdas el azul de tus ojos negros?

Te sentí morir, te vi revivir,
Te sentí volar, pero estabas aquí,
Apareciste en el lugar menos indicado,
En la hora más inoportuna, esa eres tú.

Te vi volar, te vi llorar, no fue por mí,
Te vi subir a un cielo oscuro, sin miedo,
Pero la vi llegar, entrar por la puerta principal,
Y se sentó y sin más me capturó, sin preguntar.

Te extiendo mis manos, te doy mis miedos,
Eres el azul del cielo, he llorado por ti,
Ahora eres la que roba mis sueños,

La que destruye el tiempo…